Leyendo...
Biblioteca de Cooperación, Biblioteca Hispánica

Las cartoneras: una oportunidad para la creatividad en medio de la crisis



Inauguramos hoy en el nuevo espacio expositivo de la biblioteca, una muestra de libros cartoneros en el marco del:

Frontal

Este encuentro forma parte de la IV Semana Complutense de las Letras e incluye un taller de diseño de proyectos cartoneros con objetivos de cooperación para el desarrollo así como un apartado para elaboración de libros cartoneros, todo ello previsto para el día 13 de mayo en la AECID.

Conoce el programa completo en este enlace

Tanto la habilitación del nuevo espacio expositivo permanente en el vestíbulo de la biblioteca como el montaje de esta exposición y la coordinación de las actividades relacionadas, son el resultado de una estrecha colaboración e implicación de varios departamentos de la Agencia: desde la propia biblioteca y el Departamento de Cooperación y Promoción Cultural, que inician el proyecto, hasta el Dpto. de Comunicación, el de Régimen Interior y Gabinete y el equipo de diseñadores gráficos de la casa, quienes son responsables de los paneles, carteles, vídeo y cuantos elementos visuales podéis admirar en la muestra.

La exposición permanecerá hasta finales de junio de 2014, coincidiendo con el horario de apertura de la biblioteca.


Las editoriales cartoneras son una iniciativa cultural original e imaginativa, capaz a la vez de fomentar la lectura y sensibilizarnos sobre la necesidad del reciclaje para la sostenibilidad medioambiental.

La Biblioteca Hispánica de la AECID posee una nutrida colección de libros cartoneros, esto es, libros fabricados, en parte, de un modo artesanal, y con cubiertas de cartón, muchas veces, reciclado. El interior del libro es de fabricación industrial, pero las cubiertas y numerosos elementos decorativos que van pegados, se fabrican de modo individual para cada ejemplar, con lo que no hay dos iguales.

En plena era de la información digital, estas obras suponen un contrapunto original y diferente, que demuestra que el concepto de la palabra “libro” es amplio, rico y lleno de matices.

Su precedente está en la literatura más popular de los albores de la imprenta, allá por el siglo XV. Se imprimían textos breves que se cosían artesanalmente con un cordel. De aquí su nombre: pliegos de cordel. No buscaban la excelencia literaria, pero resultaban interesantes y eran muy demandados.

Desde los mencionados inicios, siempre ha existido esta literatura humilde, podríamos llamar efímera, de consumo popular. Y por supuesto, en América Latina.

Estos libros son producto de carencias económicas, pero no culturales. Cuando no es fácilmente accesible una industria editorial, el ingenio y la necesidad creativa impulsan a estas imaginativas soluciones.

Las cartoneras en América Latina:

La primera editorial cartonera es Eloísa Cartonera, nacida en 2003 en Buenos Aires. En plena crisis económica, y en el escenario del ‘Corralito’, muchas personas sobreviven recogiendo cartón en las calles. Desde el principio, la creación de la editorial tiene sensibilidad social: el poeta Washington Cucurto y los artistas plásticos Javier Barilaro y Fernanda Laguna crean un taller donde comienzan a fabricar libros artesanales, para los que compran el cartón recogido de las calles a los cartoneros, a un precio muy superior al que podrían venderlo en otros foros.

Desde aquí, la iniciativa va triunfando en numerosos países de América Latina. Sin pretender agotarlos todos, mencionaremos los que aparecen más tempranamente:

En 2004 surge Sarita Cartonera, en Perú; en 2005, Animita Cartonera, en Santiago de Chile; también en 2005, Mandrágora Cartonera, en Cochabamba (Bolivia); en 2006, Yerba Mala Cartonera, en El Alto (Bolivia); en 2007, Dulcineia Catadora, en Brasil (en lengua portuguesa); también en 2007, Yiyi Jambo, en Paraguay, escrito en una mezcla de portugués, español y lenguas indígenas autóctonas.

Los textos pertenecen mayoritariamente autores latinoamericanos no consagrados, que escriben en español, portugués o guaraní, que buscan definir la identidad cultural y literaria de América Latina, sin descartar un tono transgresor hacia las normas culturales más canónicas. Aunque cada vez es más frecuente la presencia en su catálogo de autores reconocidos: los argentinos César Aira y Ricardo Piglia, el peruano Santiago Roncagliolo o el mexicano Mario Bellatín.

A las editoriales mencionadas siguieron muchas otras en toda América Latina, y cada una de ellas tiene su propia línea editorial y objetivos particulares. Junto a otras mucho más modestas, la más prolífica es la primera de ellas, Eloísa Cartonera, que además de publicar más de 120 obras, organiza talleres de elaboración de libros, y el concurso Nuevo Sudaca Border. En lo que sí coinciden todas es en la elaboración artesanal y en el cartón reciclado de las cubiertas.

Las cartoneras en Europa:

Y desde América Latina las cartoneras llegaron a Europa, aunque aquí ya no fuera de uso obligatorio el cartón recogido en las calles.

La primera experiencia se dio en Suecia la editorial Poesía con C: una editorial desde el margen”. Este país debe gran parte de sus contactos con la cultura latinoamericana a que fue un gran acogedor de exiliados con motivo de las dictaduras latinoamericanas, particularmente la chilena.

En Francia han tenido un gran éxito las editoriales cartoneras, de ahí su elevado número. Sólo por mencionar algunas, citaremos a Julieta Cartonera; Cephisa Cartonera; La Guêpe Cartonnière; Babel Cartonera; Yvonne Cartoner,… Son muy activas, organizan numerosos actos divulgativos y talleres de realización de libros. Comparten un blog común de todo el colectivo de cartoneras de Francia, con el que se comunican.

En Alemania está la editorial cartonera PapperLaPapp. Su rasgo distintivo es la gran preocupación por el medio ambiente. Su un modo particular de contribuir a su defensa es el aprovechamiento del cartón, reciclándolo en la creación de sus libros. Por lo demás, comparten el mismo espíritu que las otras editoriales, es decir, la voluntad de publicar autores noveles, de trabajar colectivamente, de impulsar el trabajo manual, de compartir libremente textos, de procurar nuevas estrategias de difusión y hacer accesible la literatura latinoamericana.

En Inglaterra se están iniciando en el arte de las cartoneras. El primer ejemplar,Village of Stones/Pueblo de Piedras”, es un libro de poesía bilingüe, obra del escritor británico Brian Lee, con portadas pintadas a mano sobre cartón reciclado por la artista española Rosa Beiroa traducida al español por José Manuel Camacho. Ha sido publicada en España por la editorial Ultramarina cartonera, que ya ha traspasado fronteras.

En España hay varias editoriales cartoneras: Casamanita cartoneira; Cartonerita ninabonita; Cartopies cartonera; Ediciones Karakarton; Llibres de Cartó; Meninas cartoneras; Aida cartonera… y Ultramarina Cartonera & Digital.

La mencionada Ultramarina Cartonera ha roto con el concepto local, como hemos visto al mencionar el hecho de haber publicado la primera publicación cartonera británica, y haberlo hecho en una edición bilingüe. Su sobrenombre “Digital” se debe a que difunde sus libros a través de formatos digitales, con posibilidad de descarga gratuita y de pago. Aglutinan el libro de cartón, artesano, con la difusión digital. Su organización está muy cuidada, lo le permite ser muy versátil en sus acciones, inmersas en el extenso campo de la gestión cultural. Sus protagonistas configuran la PLACA: Plataforma de Artistas Chilango Andaluces.

cartoneras4

Uno de los paneles diseñado por el equipo de becarios de la AECID, que se puede admirar en la exposición

Las cartoneras en otros países:

Fuera de América Latina y de Europa, también encontramos editoriales cartoneras. Así en Mozambique (África), encontramos la Kutsemba cartao: uma página aberta ao porvir. Cuenta con la ayuda de la Embajada de España en Mozambique, y con la cesión de derechos de publicación de los autores. Con sus actividades buscan una finalidad marcadamente educativa. Además de publicar en portugués, lo hacen en español, inglés y changana. En Maputo se celebró su 1ro. Encontro do Livro de Cartao.

En Estados Unidos, la Universidad de Wisconsin-Madison cuenta con una gran colección de publicaciones cartoneras, difunde su filosofía, investiga su papel en la cultura artístico-literaria actual, así como su valor social, y mantiene una completa base de datos de dichas publicaciones. En 2009 celebró un importante Congreso que aglutinó a un buen número de editores cartoneros de todo el mundo.


Como resumen final, podemos decir que las editoriales cartoneras son muy diferentes entre sí. Sus objetivos van desde lo local y de reivindicación de una cultura y lenguas propias, a lo internacional y plurilingüe. Algunas se centran en su valor artesanal, mientras que otras unen ese concepto a la difusión digital. Para algunas lo fundamental es el sentido ecológico, mientras que para otras priman sus capacidades educativas, de transformación social o de animación a la lectura. Algunas son transgresoras, y otras se mueven en una cultura más canónica. Su universo es la libertad, la ausencia de normas que encorsetan. Probablemente sea la versatilidad intrínseca con la que cuentan, la que ha propiciado su exitoso desarrollo. Y a esto se une su capacidad cada vez mayor de comunicación entre todas ellas. Los primeros tiempos de aislamiento están dejando paso a comunicación en redes sociales, blogs compartidos, páginas web, correo electrónico, etc. Pero tal vez no sea necesario ir tan allá para buscar las razones del éxito. Porque, al fin y al cabo, ¿a quién no le gusta crear o disfrutar de un libro único, fabricado a mano, que une palabra e imagen y en el que se ha puesto tanta ilusión como imaginación? Pues en eso estamos.

¿Creamos nuestra propia Cartonera?

Encuentra libros cartoneros en nuestro catálogo

espacio

ENTRADA RELACIONADA:

Taller cartonero… o cuando el cartón se hace arte

2º Certamen literario “La reina de los mares”

La cartonera virtual

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “Las cartoneras: una oportunidad para la creatividad en medio de la crisis

  1. ¿Por qué decir la cartonera, si en realidad todas somos diferentes?? Debería ser las cartoneras en…
    Saludos. Nayeli Sánchez de La Cartonera (Cuernavaca, Morelos, México)

    Publicado por Nayeli Sánchez | 27 de abril de 2014, 7:10 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: I Encuentro Cartonero | Editorial Ultramarina Cartonera & Digital - 22 de abril de 2014

  2. Pingback: ¡Corre que se acaban! | lamadridmorena - 5 de junio de 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas del blog

  • 186,206 visitas

Todas las entradas cronológicamente:

A %d blogueros les gusta esto: